Gruta de Postojna, en Eslovenia

Más de 20 kilómetros de cuevas, galerías y espectaculares formaciones geológicas se pueden visitar en la fantástica Gruta de Postojna, en el suroeste de Eslovenia, a unos 50 kilómetros de la capital del país, Ljubliana.

Descubierta hace doscientos años, Postojna es la puerta a un mundo subterráneo, el de la región de Karst. A finales del siglo XIX se instaló una línea férrea que permite a los visitantes recorrerla en toda su extensión con cierta comodidad. Todo el itinerario está iluminado artificialmente, gracias a lo cual el visitante puede admirar la extraordinaria riqueza en estalactitas y estalagmitas, formaciones calcáreas de las más diversas formas, colores y generaciones.

La cueva está abierta todo el año y la visita dura aproximadamente una hora y media. Es importante remarcar que la temperatura en su interior es bastante baja, po lo que conviene entrar abrigado. En la entrada hay un puesto donde venden unos peculiares abrigos para la visita. El acceso es a través de un túnel artificial, siempre sentados en un vagón del pequeño tren. La primera parada es una galería natural de color negro que recibe el nombre de “el barco al revés”.  A continuación, un festival de estalactitas en el “Salón gótico”, en cuyo lecho se hallaron restos de animales de la Edad de Hielo. Aquí se acaba la línea férrea y hay que continuar la visita a pie.

Hay que subir un trecho hasta llegar a un puente que fue construido para poder llegar a las partes más inaccesibles de la gruta. Las cavidades que nos esperan aquí son las llamadas “bellas grutas”, llenas de estalactitas y estalagmitas que fueron bautizadas con nombres muy coloridos: la tortuga, los enanos, la sala de los spaghetti con unos curiosos hilos minerales colgados el techo… La galería más famosa de la gruta de Postojna es la Sala del Brillante. Aquí se ubica la imponente columna de color blanco intenso que recibe tal nombre.

Como curiosidad, dentro del complejo de las cuevas hay un acuario en el que se puede ver a un extraño animal, el Pez Humano (Proteus anguinus), un endemismo que solo habita en algunas cuevas de Eslovenia, Croacia yBosnia- Herzegovina.

La entrada a la gruta de Postojna cuesta 20 € aunque hay descuentos para estudiantes, niños y grupos. En el pueblo y cerca de la entrada a la cueva hay algunos restaurantes, cafeterías y iendas de recuerdos.

Muchos viajeros combinan esta visita con la el Castillo medieval de Predjama, a 20 kilómetros de Postojna, un espectacular edificio literalmente colgado de la montaña a la entrada de una cueva.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .