Pokhara, la puerta del Annapurna

A un país donde más de una cuarta parte de su territorio se encuentra por encima de los tres mil metros, parece justo que se le llame “el Techo del Mundo”. Estamos en Nepal. Sólo aquí se encuentran ocho picos de más de ocho mil metros y entre ellos los cinco más altos del Mundo.

Entre estas impresionantes cumbres está el macizo del Annapurna, cuya leyenda va más allá de su altitud. Para los nepalíes el nombre de la montaña es también el de la diosa de la abundancia y la fertilidad. Los occidentales, menos espirituales y más competitivos, solo ven aquí una montaña más, una nueva prueba que hay que superar. Aun así, nadie, venga de donde venga, consigue abstraerse de la belleza sobrecogedora de estas impresionantes cumbres.

Puede parecer poco adecuado citar el Annapurna en un blog sobre turismo y viajes, pero éste es un destino cada vez más frecuentado por los amantes del trekking. Sin necesidad de ascender a la cima, objetivo solo al alcance de profesionales, los mil caminos de la región ofrecen al viajero de aventura una experiencia única. Obviamente, para ello hay que viajar acompañados de algún guía o contratar un itinerario a través de alguna de las agencias que se dedican a organizar este tipo de viajes. Existen rutas de trekking trazadas en el campo base con una altura máxima de 4.100 metros y apta para todo tipo de viajeros. Huelga decir que para lanzarse a descubrir los secretos de la región del Annapurna requiere una buena forma física y espíritu aventurero.

Muchas de estas rutas de  trekking tienen como punto de partida la localidad de Pokhara, la segunda capital turística de Nepal después de Katmandú. Llegar a Pokhara después de haber estado en cualquier otra parte de Nepal es casi como llegar a una isla occidental. A la orilla del lago Pewa se extiende una sucesión de hoteles, pizzerías, agencias de viajes, tiendas de artículos de montaña, bares… Aquí los viajeros se relajan con un paseo en barca por el lago,  un masaje o incluso un curso de yoga. Nada de aventuras arriesgadas.

Pokhara es una especie de campamento base para los que van a emprender un trekking por el macizo de los Annapurnas o para descansar después de hacerlo. Además aquí todo es increíblemente barato: la comida, el alojamiento, los sovenirs… Muchos occidentales han montado aquí su negocio, desde un hotelito de monaña hasta un puesto de alquiler de bicicletas. El ambiente es sorprendentemente cosmopolita y a la vez tranquilo y espiritual, siempre con las nevadas cumbres del Annapurna de fondo.

Viajando por Asia las palabras clave son , , , , .