Greenwich y la historia marinera británica

La localidad de Greenwich, al este de Londres, ofrece la posibilidad de descubrir el glorioso pasado naval de Inglaterra. Por desgracia el metro de Londres no llega hasta aquí, pero se pueden tomar los trenes de la DLR (Docklands Light Raiway) desde las estaciones de metro de Bank o Tower Gateway. Si se tiene más tiempo y el clima lo permite, se puede tomar una embarcación desde los muelles de Westminster, Waterloo, Embankment y el Puente de la Torre.

En Greenwich, amarrado sobre las aguas del Támesis, se encuentra Cutty Sark, el último velero que transportó té entre Inglaterra y China durante el siglo XIX. Se puede subir a bordo pagando las £ 4,00 que cuesta la entrada.

No muy lejos de allí está el edificio de la Old Royal Naval College, excelente ejemplo del barroco inglés y patrimonio de la Humanidad. Fue concebido y edificado para ser un hospital para marineros jubilados, el encargado del diseño fue Christopher Wren.

No olvidemos que Greenwich fue durante siglos la principal comunicación de Londres con el resto del mundo. Todo lo relacionado con el mar y la navegación sigue muy presente aquí. El National Maritime Museum (entrada gratuita) es el mayor museo náutico del mundo. En su exposición permanente explica a lso visitantes la historia de Gran Bretaña con el mar, centrada en la armada británica, los mercantes y exploradores a través de maquetas de barcos, barcos, pinturas, instrumentos de navegación, medallas, uniformes, espadas, tesoros de naufragios, etc. También aquí se guarda el uniforme del almirante Nelson.

Para descansar detanta visita cultural, nada mejor que el Parque de Greenwich, 80 hectáreas con árboles de variadas especies, avenidas, senderos, un jardín de rosas. Es el más extenso de los muchos parques de la ciudad de Londres.

La excursión a Greenwich quedará incompleta sin la visita al Royal Observatory. Aquí arranca el famoso meridiano que desde 1884 divide el globo terráqueo en dos mitades. La fundación del observatorio va muy ligada a la historia marítima del país. Aquí vivió y trabajó en el siglo XVIII el astrónomo Flamsteed, estudiando las estrellas y trazando mapas de navegación de gran exactitud.

Aquí está también la Time Ball, la gran bola roja que cae por un mástil cada día a las 13:00, para que los marineros pueden comprobar sus relojes. Actualmente todos estos edificios forman parte del Museo Marítimo Nacional, y entre los objetos expuestos destaca el telescopio más grande del mundo.
Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .