La Barcelona de Gaudí

Antoni Gaudí (1852–1926) decía que una obra de arte tenía que ser seductora y universal. Hoy todo el mundo reconoce a Gaudí no solo como a un arquitecto innovador y transgresor, sino como a uno de los artistas más importantes del siglo XX. La huella de sus creaciones, efectivamente seductoras e universales, se puede seguir por las calles de Barcelona, lo que permite al visitante descubrir una nueva dimensión de esta ciudad.

El Modernismo fue una corriente artística que iba más allá de la arquitectura y englobaba en ella otras disciplinas como la escultura, el arte de las vidrieras, de los enrejados… Todo formaba parte de un mismo conjunto.

Las fachadas sinuosas y ondulantes tienen su correspondiente en los interiores de los edificios que construyó, como si la piedra fuera elástica. El mejor y más famoso ejemplo de esto lo encontramos en La Sagrada Familia, el edificio más visitado de Barcelona. La Sagrada Familia representa mejor que ninguna la concepción artística de su autor, una arquitectura total, que quedó inacabada después de que Gaudí muriera en un fatal accidente en 1926, atropellado por un tranvía de la ciudad.

En el barrio burgués de Gracia podemos encontrar un buen puñado de joyas modernistas, algunas de ellas firmadas por Gaudí, a muy poca distancia unas de otras. La Casa Milà, llamada popularmente La Pedrera, es posiblemente la obra cumbre del arquitecto catalán, aunque siempre a la sombra de la Sagrada Familia. Es un edificio de fantasía, con la fachada ondulante y cornisas volantes rematadas con azulejos. Es muy recomendable entrar y deleitarse con unos interiores aun más oníricos. En la azotea las vistas de la ciudad son impresionantes. La Casa Batlló, con su arquitectura imposible y la Casa Vicens, donde predominan los ángulos rectos, son los otros grandes hitos de esta ruta gaudiniana en Barcelona.

El Parque Güell merece un capítulo aparte. Se trata de uno de los espacios más concurridos y más queridos por los barceloneses. Más de 20 hectáreas de esparcimiento donde Gaudí desplegó al aire libre su prodigiosa imaginación. En la decoración empleó la famosa técnica del trencadís, la cual consiste en realizar mosaicos a base de trozos irregulares de cerámica y de vidrio, consiguiendo como resultado luminosas formas geométricas con colores y brillos diversos.

Varias empresas ofrecen la posibilidad de contratar una excursión guiada para grupos reducidos con la que descubrir la Barcelona de Gaudí, un paseo por el arte, la historia y sobre todo, la imaginación y el genio del inmortal arquitecto catalán.

Viajando por España las palabras clave son , , , , , , , .