Martinica; la isla de las flores

Ubicada en el Caribe y perteneciente al grupo conocido como Antillas Menores, Martinica es una isla de origen volcánico perteneciente a Francia desde 1635 y convertida actualmente en departamento de Ultramar Francés.

Con un pasado marcado por el cultivo extensivo de la caña de azúcar y la esclavitud, la isla se ha reconvertido para ser uno de los puntos de atracción turística más importantes del Caribe. A ello contribuye de manera fundamental su extraordinaria geografía que combina hermosas playas con montañas y bosques de los que toma el sobrenombre de la isla de las flores.

La isla dispone de todos los servicios necesarios para el turismo, no en vano es una de sus fuentes principales de ingresos y posee conexiones aéreas internacionales diversas aunque más regulares desde Francia. Es también punto habitual de los cruceros que surcan el Caribe y recalan en esta maravillosa isla para disfrutar de sus encantos.

Como ya hemos comentando, Martinica cuenta con excepcionales playas que además aportan diversidad de características según su posición geográfica, siendo de arenas más oscuras en la zona norte y de arenas blancas bordeadas de cocoteros en el sur pero todas ellas bañadas por unas increíbles aguas transparentes que invitan no solo a los baños de sol y mar sino también a la práctica de todo tipo de actividades; submarinismo, excursiones por mar, etc.

La capital de la isla Fort-de-France recibió la capitalidad tras la destrucción en 1902 de Saint-Pierre, antigua capital de la isla, en la erupción del volcan Mont Pelee que, además de la destrucción de la ciudad ocasiona miles de muertos.

Fort-de-France es una encantadora ciudad que conserva ciertos aires de la epoca colonial y numerosos puntos de interes como el Parque Floral, la catedral de Saint-Louis o el Fuerte de Saint-Louis, vestigio de las defensas de la ciudad en los tiempos de conflictos.

Son numerosas las excursiones y actividades que la isla ofrece al viajero en toda la geografía de Martinica como por ejemplo el recorrido por las espectaculares Gargantas del Falaise, una ruta a pie entre acantilados en medio de la selva con unos paisajes simplemente espectaculares.

Pero hay mucho más; la gran profusión de parque y jardines botánicos como los deBalata, Les Ombrages o el Jardín de la Pelée, el senderismo que puede llevarnos a parajes tan increíbles como las cataratas del Salto del Gendarme o al mismo volcán Mont Peleé, la posibilidad de practicar el agroturismo buscando sensaciones diferentes a las habituales en estos destinos, los vuelos sobre la isla en hidroavión, ultraligero o helicóptero con una perspectiva increíble de su belleza…

Todos los factores se unen en esta isla para proporcionar al viajero unas autenticas vacaciones de ensueño.

Viajando por España las palabras clave son , , , .