San Petersburgo; la ciudad de los zares

Fundada en el año 1703 por el Zar Pedro el Grande, la hermosa ciudad de San Petersburgo fue construida con el fin de ser la capital de Rusia; titulo que ostentó durante más de doscientos años. Como capital de Rusia en tiempos turbulentos está ciudad ha conocido revoluciones, intrigas palaciegas y el fin de la monarquía Rusa. También ha poseído más nombres; Petrogrado y otro que evoca la resistencia rusa ante el empuje alemán en la segunda guerra mundial, Leningrado

Situada en el delta del rio Neva, la San Petersburgo de hoy en día es la segunda ciudad en importancia del país y a todos los efectos está considerada como su capital turística. Planificada en su tiempo por los mejores arquitectos europeos y decorada por los mejores artistas del continente, esta ciudad se ofrece al viajero como un maravilloso mosaico de arquitectura, arte y cultura que le ha llevo a la declaración de su centro histórico como patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Las comunicaciones de San Petersburgo son excelentes y por tanto la llegada a la ciudad es bastante sencilla con los mismos trámites que el resto de Rusia, por otro lado las infraestructuras para el turismo son francamente buenas con lo que encontraremos ofertas para casi todos los bolsillos.

Para el viajero amante del turismo cultural e histórico esta es una ciudad sencillamente imprescindible.

Visitar un museo de fama mundial como el Hermitage, una de las pinacotecas y museo de antigüedades más importante y famoso del mundo y que se extiende a lo largo de un complejo que incluye edificios emblemáticos como el Palacio de Invierno de los Zares, es casi un motivo en sí mismo para viajar a esta ciudad, pero es que si de museos se trata el catalogo es extenso y da para muchas visitas al viajero.

El recorrido por el monumental centro histórico con sus conjuntos de edificaciones, los paseos por los canales, el famoso momento de la elevación de los puentes sobre el rio Neva para permitir el paso de los barcos mercantes que ya se ha convertido en todo un evento turístico en la ciudad.

El mítico teatro Mariinsky con sus increíbles espectáculos de ópera y ballet que nos retrotraen a los tiempos de grandeza imperial del país…

La excepcional gastronomía de los grandes restaurantes de la ciudad o simplemente del gran número de pequeños establecimientos con una excelente oferta de comida local es otro buen aliciente para reponer fuerzas entre paseo y paseo.

Todo en San Petersburgo posee un encanto particular que además permite a través de la contemplación de sus monumentos y edificios comprender en alguna medida la evolución de la sociedad rusa desde los tiempos de los zares hasta el presente.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , , .