LAOS: entre la jungla y el Mekong

La Republica Democrática Popular de Laos se encuentra situada en el sudeste asiático, sin salida al mar y fronterizo a Myanmar, China, Vietnam, Camboya y Tailandia, este país gobernado bajo un régimen socialista pasa por ser uno de los grandes desconocidos de Asía aunque debido a sus atractivos poco a poco se va convirtiendo en destino turístico al alza.

Tras su independencia de Francia en el año 1954 el país se convirtió en parte activa de las guerras ideológicas de mediados del siglo pasado hasta el triunfo del comunismo, fruto de esos años el país ostenta un triste record; ser el país más bombardeado proporcionalmente del mundo. Se calcula que el ejército norteamericano descargó sobre Laos el equivalente a  unos quinientos kilogramos de explosivo por habitante. Desgraciadamente aún son frecuentes los accidentes por obra de artefactos no explosionados de aquella época.

La climatología del país contempla dos estaciones; la de lluvias de mayo hasta septiembre y la seca de octubre a Abril con temperaturas medias que pueden rondar los treinta grados. Es por ello que las fechas recomendables para viajar a Laos (igual que a países del entorno) son finales de otoño o invierno, con pocas lluvias y temperaturas suaves.

Antes de viajar

Laos posee algunas particularidades que hay que tener en cuenta antes de iniciar un viaje a su interior.

Es necesario tener pasaporte vigente y carta de autorización de una embajada del país para tramitar un visado de entrada con una validez no superior a 30 días (aunque son renovables).

Si bien no es necesaria ninguna vacuna especial no está de más tomar precauciones contra la Malaria además de cosas de sentido común como no beber agua si no es embotellada o no exponerse con comidas sospechosas.

Se debe tener en cuenta que las tarjetas de crédito apenas son aceptadas y, para confusión del viajero se pueden manejar diferentes divisas; kip, bath thai o dólares. El cambio del euro no sale beneficiado asi que es recomendable en todo caso manejarse con dólares como base pero con remanentes de las otras monedas, el viajero podrá cambiar monedas en los bancos, hoteles o casas de cambio.

El carácter de los habitantes de Laos es un tanto más rudo que, por ejemplo, el de sus vecinos de Tailandia, además siendo el turismo una gran fuente de ingresos al alza no es extraño que traten de engañarnos con los precios en los viajes, los servicios o las comidas.

El viaje

Con solo un viaje por el Mekong arribando a las ciudades ribereñas y disfrutando de los paisajes que proporciona el viaje a este país ya está justificado sin embargo reseñaremos varios puntos de interés:

La propia capital Vientiane de clara influencia francesa con sus templos Budistas o la gran estupa de Pha That Luang.

La antigua capital real Luang Prabang construida sobre una península en el Mekong y plagada de templos antiguos y edificios históricos como el Antiguo Palacio Real.

La llanura de los jarros en la provincia de Xieng Khuang o la ciudad de Champasack, fronteriza con Tailandia con los restos de la edad de piedra guardados en Wat Amath.

Viajando por Asia las palabras clave son , , , , .