Viajar a Bélgica

Bélgica: conociendo la antigua Flandes

De pequeñas dimensiones, ubicado en el corazón de Europa, con unas de las infraestructuras de comunicaciones más avanzadas, de gran belleza y con una rica historia a sus espaldas, Bélgica es uno de los destinos más recomendables para viajar.

Su capital, Bruselas es una de las ciudades que aglomera mayor número de instituciones europeas. Y pese a ser uno de los países más simbólicos del viejo continente, sus entrañas están dividas lingüísticamente entre los habitantes que hablan neerlandés y francés, lucha que incluso en la actualidad está dando mucho que hablar…

¿Qué visitar?

Bélgica es un país de ciudades, que gracias a las cortas distancias que hay entre unas y otras, posibilitan que el viajero pueda recorrer prácticamente la totalidad de su geografía en menos de una semana.
Bruselas.

Aunque para mi gusto sea una ciudad que permanece injustamente en la sombra, la capital reúne algunas pequeñas joyas que no se deben dejar de visitar.

La Grand Place, situada en el centro neurálgico de la ciudad, es una de las plazas de mayor belleza que podemos encontrar en Europa. Está compuesta por un grueso de bellos edificios con una opulenta ornamentación, de estilos gótico, barroco y renacentista. Muchas de estas estructuras reciben curiosos nombres ( El Zorro, El cucurucho o La Loba) y están cargados de historia.
Gran plaza de bruselas a viajar

En el entorno de la Grand Place, se encuentra una de las galerías comerciales cubiertas más antigua de Europa (1846), La Galería Saint Hubert. En ella,el viajero podrá, desde tomar un café, hasta acceder a algunas de las tiendas de bombones más típicas de la ciudad. También en las cercanías de la plaza, se encuentra el Manneken Pis o “Niño Meón” esta pequeña estatua data del siglo XVII y tiene en su haber más de 250 trajes diferentes, con los que le van vistiendo según la ocasión. Además también es muy curiosa la réplica en femenino del niño, la Jeanneke Pis. De espectacular belleza es también la Catedral de Santa Gúdula y San Miguel, la cual puede ser apreciada por el visitante en una cómoda postura gracias a las tumbonas con las que han acondicionado el entorno de la fachada.

Catedral de San Miguel en Bruselas

Otro de los símbolos de esta ciudad es el Atomium, que fue construido para la Exposición Universal de 1958. Cuenta con 9 átomos, aumentados 150 billones de veces, desde los cuales podemos apreciar unas vistas inigualables de la ciudad. Por las noches lo átomos están iluminados por unas hileras de pequeñas lucecillas.

atomos bruselas

Además de lo anterior, Bruselas cuenta con algunos edificios impresionantes como el Palacio Real o el Parlamento Flamenco.

Brujas
canal de brujas

Se encuentra a 30 o 40 minutos en tren desde Bruselas; y además existen numerosas combinaciones para ir y volver en un mismo día. En sí, esta pequeña población es sencillamente preciosa. Solo perdiéndose entre sus calles, navegando por sus canales y dejándote sorprender por sus casas y edificios, es realmente posible conocerla. Ya sea a pie, en barca, o en bicicleta agradara a cualquiera que la visite. La plaza, los palacios y las iglesias son impresionantes.

canalbrujas211
Gante
Al igual que Brujas es una ciudad de belleza excepcional. Algunos de sus monumentos más representativos son:
La Catedral de San Bavón, construida entre el siglo XIII y XIV, donde se pueden observar algunas obras pictóricas de gran relevancia como la “Adoración del Cordero Místico” de Van Eyck, y otras pinturas de Van Der Weyden o el Bosco.
Belfort, o torre del campanario, tiene unos 90 metros de altura y desde allí se puedenapreciar las impresionantes vistas de la ciudad. En esta torre se alberga una famosa campana, llamada Roland, en cuya parte superior se puede ver un dragón de oro.
Además también es de reseñar el ayuntamiento, la Iglesia de San Nicolás, los muelles que bordean los canales y el Castillo Medieval.
canal de gante
Amberes
Ciudad de ambiente frenético, posee uno de los mercados de joyerías y diamantes más importantes de Europa.
Medios de transporte
Para llegar a Bélgica es posible hacerlo por carretera, avión, barco o ferrocarril. Sus comunicaciones a nivel ferroviario son imponentes y por un precio económico podemos llegar a prácticamente todo el país en muy poco tiempo. Por otro lado, existen numerosos vuelos low cost para llegar hasta la capital. Y visitando este país no sólo es posible conocer Bélgica, sino que además podemos conocer Holanda o Francia, ya que se encuentran a muy poca distancia.
¿Qué comer?
La comida más típica son los mejillones con patatas, pero los deliciosos bombones, chocolates, y galletas son increíbles. Además, la cerveza belga también cuenta con una importante fama internacional.
Dónde salir

La vida nocturna del país puede disfrutarse en pequeños pubs en los que es posible degustar una gran variedad de cervezas de las que dispone el país. Algunos de los barrios donde se concentran la mayor cantidad de pubs son la zona del Mannenken Pis, la Place St-Géry, o el barrio Marolles. Por otro lado, la pasión por la música se puede palpar gracias a la gran cantidad de festivales que a lo largo del año se celebran en las diferentes ciudades.
plaza de españa

Curiosidades

La gran riqueza lingüística de los belgas hace que el visitante se sienta como en casa, no sólo es posible comunicarnos en francés, sino que también en inglés e incluso en español están a la orden del día. Por supuesto, entre los souvenirs más reclamados están los chocolates y las cervezas, pero además hay un personaje mundialmente conocido, Tin Tin, del que podemos encontrar una gran variedad de merchandising.
Todo un país para descubrir…
Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .