Viajar a Letonia – Latvia

Mucha gente pensará que en Europa ya no queda nada por descubrir además de los típicos paquetes vacacionales que nos venden las grandes agencias de viajes; bueno, pues para todos esos incrédulos, intrépidos y atrevidos que quieren hacer recorridos alternativos, les propongo un nuevo destino: Latvia, o sea, Letonia.

Situada al norte de Europa, bañada por las aguas del Mar Báltico y colindante con Estonia, Lituania, Bielorrusia y Rusia, Latvia llama la atención del viajero por ser un país de extensas llanuras. Amplios y vastos campos se abren ante nuestros ojos, solamente decorados con puntuales colinas, la mayor alcanza unos 300 metros de altura como máximo (dato muy curioso a tener en cuenta).

letonia viaje a latvia

¿Qué visitar?

Como dice el refrán “para gustos, los colores”, así que a continuación voy a resumir algunos de los sitios, monumentos, y actividades más interesantes y curiosas que se pueden visitar y/o hacer en esta república báltica. Por un lado, voy a recoger lo que sería una visita más convencional, dentro de lo que es Riga, y por el otro, voy a hacer una especie de resumen con actividades y lugares alternativos que nos ofrece este singular y desconocido país.

Visita convencional. Riga.

Comencemos por Riga, capital de Letonia. Ciudad mezcla de culturas y religiones. A primera vista el viajero se ve sobrecogido por la imagen de sus tres grandes y llamativas cúpulas (cada una perteneciente a una iglesia o catedral), las cuales sobresalen y son la seña de identidad de esta preciosa ciudad.

-Es posible visitar la iglesia luterana de Doms, la iglesia de San Pedro, iglesia de San Juan o la Catedral ortodoxa, en esta última y dada su belleza es muy recomendable no dejar pasar la oportunidad de entrar, por cierto no está permitido hacer fotografías.

letonia12.jpg letonia10.jpg

-Debido a su agitada historia, llena de ocupaciones y liberaciones, la ciudad está bañada por varios de monumentos imponentes, como el Monumento a los tiradores letones o el Monumento a la libertad.

-Otro elemento de peculiar y de singular estructura es el Mercado, muy interesante de visitar, no sólo por la posibilidad de adquirir productos típicos del país (llama la atención la cantidad de pescados en salmuera que hay), sino también porque antiguamente, durante la época de ocupación soviética, era el espacio en el que se encontraban los hangares donde se almacenaban los zeppelines rusos.

-Por último, Riga es atravesada por el río Daugava, por el que es posible hacer una ruta en barco. Además, no debéis perder la posibilidad de pasear por los puentes que atraviesan el río, porque las vistas que hay desde ellos al centro histórico de la ciudad son impresionantes.

Visita alternativa:

-Costas bañadas por Mar Báltico y sus lagos interiores. Latvia es uno de los países del norte de Europa que ofrece al visitante unos parajes naturales de indescriptible belleza. No sólo destacan sus costas bañadas por el Mar Báltico, y las riquezas naturales que de por sí la fauna y flora marina poseen, sino que además, este pequeño país es conocido también sus preciosos y hermosos lagos, muchos de ellos protegidos como reservas naturales. Todos los amantes de la naturaleza en estado puro, que quieran disfrutar de ecosistemas naturales prácticamente vírgenes y casi inexplorados, no deben perderse la oportunidad de recorrer estas reservas. Algunos de los parques naturales más destacados del país son:

-Parque Nacional Gauja. Situado cerca de la capital letona, cuenta no sólo con la belleza de la fauna y flora que acompañan el curso del río Gauja, sino también con unos espléndidos bosques cuyos ejemplares son de enormes dimensiones y esconden en su interior cavernas y formaciones de piedra arenisca.

-Reserva Natural de Ziemupe. Esta reserva natural recoge dentro de su protección gran parte de la costa y además una zona interior cercana a la misma bañada por ríos. Sus playas vírgenes de inhóspito esplendor, la belleza de sus dunas y sus ricos bosques albergan en su interior una gran variedad de especies animales protegidas.

-Reserva Nacional de Teics. Situada al oeste de Letonia cuenta con unos espectaculares pantanos cuyo valor ecológico es tal que cuenta con protección nacional.

-Reserva Nacional de Slítere. Situado en el litoral norte del país, destaca la conjunción de las dunas procedentes de las costas del mar Báltico, junto con los bosques típicos de esta climatología.

-Costa de los Libijos o Lívod Randa. Situado junto al Mar báltico, este territorio no es sólo de interés ecológico, sino también histórico y cultural, ya que intenta preservar las costumbres, cultura y tradiciones de los antiguos pobladores de Latvia, el pueblo Líbijo.

-Restos de la ocupación soviética. No podemos olvidar la historia reciente de Latvia, sometida durante años a constantes ocupaciones, la última por parte de la antigua URSS, a la cual perteneció hasta 1991. De aquellos años, como secuelas de las guerras, donde el espionaje y el miedo a un posible conflicto internacional era una constante amenaza para el gobierno ruso, quedan en Letonia numerosos hangares, bases militares, centros de espionaje…

letonia04.jpg

Uno de los restos más llamativos es el actual Virac; radio-telescopio dedicado en la actualidad a estudios astronómicos, y cuyas instalaciones son posible visitar previo aviso. A escasos kilómetros de esta peculiar antena, también se encuentran los restos de lo que fue una de mayores bases militares rusas que albergó el suelo letón. Y si nuestro interés se centra en los antiguos hangares y en las desmanteladas bases militares, además de esta cercana al Virac, podemos ver algunas repartidas por toda la geografía del país, por ejemplo en la costa de Ziemupe, o cerca de Karosta.

-Cárcel de Karosta. Bueno, uno de los platos fuertes para aquellos viajeros que creen que lo han visto y vivido todo, es la visita a la Prisión de Karosta, cerca de Liepaja. Allí todo el que lo desee, bajo su consentimiento, y tras abonar la cantidad de entre 3, 5 o7 lats (más o menos según lo que quieran experimentar) podrá vivir en sus propias carnes las condiciones de vida que se daban en una cárcel de estas características.

En sus orígenes, cuando se construyó sobre 1900 este edificio se usó como hospital, pero al poco tiempo, se transformó en una prisión militar real, que fue usada por diferentes regímenes: soviéticos, nazis y letones. Las tropas de Hitler llegaron a utilizar las instalaciones para encarcelar e incluso ejecutar a sus prisioneros.

Así que, todo el que esté interesado puede, desde hacer una visita más convencional; a pasar una noche allí en las mismas condiciones en que lo hicieron los presos de antaño, durmiendo en celdas, sobre colchonetas en condiciones poco higiénicas, usando sólo agua fría, degustando minúsculos platos de comidas en un comedor gélido, etc.; y para los que tengan más aguante y quizá sean un poquito masoquistas, ellos pueden incluso experimentar y vivir a modo de reality el maltrato y las vejaciones que sufrían los presos reales: correr en las heladoras noches, realizar flexiones o abdominales, además de los gritos y zarandeos que propinan los soldados a todo el que se atreva a aceptar las condiciones para entrar en la cárcel… lo que se conoce como una delicia de experiencia (para qué nos vamos a engañar). De modo, que abstenerse personas con una sensibilidad mínima, pero del mismo modo, experiencia muy recomendada para los más atrevidos, y los que tengan buenas tragaderas (todo sea dicho). Por cierto, todo aquel que soporte lo anteriormente mencionado, podrá irse a su casa con una foto y un certificado (a modo de ficha de preso, claro está) de su paso por la prisión. Una experiencia realmente sorprendente, y si nos adentramos en el trasfondo de la historia, bastante educativa.

-Bosques y turismo rural. Saunas y masajes en estado puro. Ahora cambiamos de término. Ya he comentado la belleza salvaje de los bosques letones; pues bien, todo aquel que quiera entrar en contacto con la “madre naturaleza”, puede disfrutar de las instalaciones preparadas especialmente para el turismo rural en estas zonas. Cabañas de madera, diseminadas sobre enormes explanadas cubiertas de majestuosos árboles y regadas por sinuosos arroyos naturales. O lo que es lo mismo, casi como estar en el paraíso. Además, la mayoría de estas casas rurales cuentan en su haber con saunas, jacuzzis,letonia07.jpg y servicio de masajes. Para todos aquellos iniciados en el arte de los baños, y para los que aún no han probado estos placeres, es, totalmente recomendable. Una costumbre deliciosa, en la que debemos dejarnos llevar por la mano experta de los letones dedicados a estos menesteres. No puedo dejar de comentar, que estas saunas tienen en Letonia, un toque diferente al de las saunas de otros países. Allí el calor se entremezcla con los aromas y texturas de las hierbas recogidas en los bosques de los alrededores, ya que mientras estamos tendidos en el interior de la sauna, un profesional de la misma, nos masajea el cuerpo con las ramas húmedas de estos arbustos olorosos. De modo, que el cuerpo queda aromatizado, para posteriormente y con ayuda del mismo profesional, sumergirnos en una piscina de agua helada. Con la correspondiente sensación de “vuelco al corazón” que se experimenta al sumergirnos, la cual es totalmente indescriptible. Otra variable de la piscina de agua helada, es salir al bosque tal cual, con el cuerpito al aire, para experimentar ese contraste de temperaturas. Tras esto, se dedican unos minutos para el reposo, y posteriormente, un masajista nos deleita con su profesionalidad. Vamos, que te quedas totalmente renovado, relajado, y enganchado a estas técnicas.

Medios de transporte

La mejor forma de llegar a esta República Báltica es por medio del avión. Pero ya de cara a movernos por el interior del país, siempre que queramos descubrir y disfrutar de todos los rincones de Letonia, lo mejor y más cómodo es ir en coche. Ya que hay zonas donde el transporte público, ya sean trenes o autobuses no llega, o llega con muy poca regularidad.

Cuando ir

Hay que resaltar que los inviernos en Letonia son muy fríos, mejor dicho gélidos, llegando a temperaturas de -30º. De modo, que todos aquellos que no tengan los cuerpos acostumbrados a estos fríos polares, lo mejor es que dejen su viaje para hacerlo en veranito, cuando las temperaturas son más agradables. En cualquier caso, los que prefieran ir en invierno, que se abriguen y que no se preocupen por la calefacción en los hoteles y casas, ya que en el interior de los mismos, es posible ir incluso en manga corta.

Para comer y dormir

Durante mi estancia en el país, creo que no disfruté de una comida típica letona (como todos nos imaginamos), pero si que abundan los caldos y preparados de verduras. Además los zumos de frutas son como un elemento más de la dieta del país. En cuanto a los dulces, también los probé, y destacan por lo azucarados y empalagosos que son. Y por último destaca como bebida típica el Balzam, que es un licor.

Para dormir encontramos variedad, desde hoteles de 4 o 5 estrellas u otros más módicos, a hostales, albergues y campings para los bolsillos más económicos. Por pocos lats podemos pasar una noche en Letonia, todo depende de las preferencias de cada uno.

Idiomas y otras curiosidades

Bueno, ahora viene lo más interesante de Letonia, allí los idiomas que se hablan son el letón y el ruso. El inglés no es común en zonas apartadas y fuera de los núcleos urbanos, incluso en las grandes ciudades a veces es complicado encontrar a gente de a pie que hable inglés. De modo, que es bueno prepararse para gesticular, porque los signos son un idioma universal…

Además, nada más llegar al país, es conveniente cambiar nuestro dinero a los lats, que es la moneda que se utiliza aún en Latvia, ya que movernos con euros allí es un poco complicado.

letonia03.jpg letonia08.jpg

Otra curiosidad de Letonia está relacionada con su población, que además de ser muy escasa, se concentra prácticamente en Riga, y dos o tres ciudades más, dejando el resto del país casi despoblado.

Tampoco es conveniente que el viajero tenga muchas expectativas sobre el nivel de vida, comodidades y el desarrollo del sector servicios en Letonia, dado que el grado del desarrollo del país aún es bastante bajo comparándolo con el resto de Europa (por ejemplo, el estado de las carreteras deja mucho que desear). La única ventaja de esto, es que el precio de los servicios y productos en Latvia es bastante asequible, de modo, que por pocos lats podemos dormir, comer y comprar allí.

Por lo demás, ya hemos visto que es un país de grandes contrastes y variedades, listo para que cada viajero disfrute de su periplo particular .Letonia, un país para todas las personas y para todos los gustos”

Enlaces:

www.hotelriga.lv  www.singalong.lv   www.virac.lv    www.celotajs.lv

www.karostascietums.lv

Viajando por Europa. Viajes a Viajar a Letonia – Latvia.

You might also like

Jürmala, la mejor playa de Letonia Así de entrada Letonia no es un país que nos viene rápidamente a la cabeza cuando pensamos en el verano,...
Riga, la reina del Báltico Paseando por Riga, la ciudad más poblada de las tres repúblicas bálticas, uno tiene la sensación...
Los mejores destinos vacacionales Con el 2009 a la vuelta de la esquina, es hora de planear su próxima gran escapada. ¿Dónde estás...
Cosas a tener en cuenta en un Viaje No se si os sucede como a mi, pero cunado empiezo a planear el próximo viaje que voy a realizar, siempre...

4 comentarios en Viajar a Letonia – Latvia

  1. Paul Mrocek dice:

    Muy útil. Muchas gracias!

  2. Veronica Q. Tiscareño dice:

    Qué ánimos de visitar algo tan diferente a México como esto.

  3. Gonzalo Sosa dice:

    Voy a tener que ir, no voy a dejar de conocer la tierra de Tania Rusoff!!!!

  4. Alfredo Perez dice:

    Yo soy Cubano pero mi verdadera abuela era de allí, Latvia.
    Ella fue a Cuba en 1940 y tenia un niño de meses de nacido.Su esposo, dicen que era Ingles. En Cuba conoció a unos mejicanos que trabajaban de cocineros en la embajada de Mejico en Cuba y le entregó al niño con papeles y firmados con testigos para que lo cuidara y mas nunca regresó.
    Los mejicanos no tenian hijos, pues ella no podia, tenia problemas. Lo inscribieron y lo adoptaron como hijo suyos. El bebe crecio y se convirtio en un hombre que cocio a mi madre y despues nací yo etc,etc.
    No se si yo tenga familia en el lugar Latvia. El nombre de la madre de mi padre era Vera Krauze, natural Latvia Lotonia.
    Gracias si me puede ayudar. Alfredo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>