La Guardia Suiza Vaticana, el ejército más pequeño del mundo

Si los turistas acuden al Palacio de Buckingham en Londres para presenciar el solemne momento del cambio de guardia, en el Vaticano lo hacen para encontrarse con la emblemática Guardia Suiza, también llamado el ejército más pequeño del mundo.

Sí, es un ejército reducido y ya más orientado a adornar con su presencia los accesos a la Santa Sede que a proteger los dominios del Papa de invasores exteriores. Este cuerpo armado fue creado en el año 1506 para defender las fronteras de los Estados Pontificios. Un ejército formado principalmente por mercenarios reclutados en los cantones suizos de Lucerna y Zurich, en la época en la que los soldados helvéticos gozaban de la fama de valerosos y experimentados guerreros.

El 6 de mayo de 1527 la Guardia Suiza Pontificia tuvo ocasión de demostrar sus cualidades, defendiendo al Sumo Pontífice del ataque del ejército Imperial de Carlos V de Alemania. De los 189 soldados suizos que había en el Vaticano sólo sobrevivieron 42, los que acompañaron al Papa Clemente VII hasta su refugio en el castillo de Sant’Angelo a través del Passetto, un corredor secreto subterráneo.

En la actualidad, la Guardia Suiza sólo tiene la tarea de garantizar la seguridad de la persona física del Papa, la seguridad de los edificios en el Vaticano y la villa pontificia de Castel Gandolfo.

Cómo dato curioso, cabe destacar que para formar parte de este cuerpo, hay que cumplir con una serie de requisitos indispensables: ser varón, tener entre 19 y 30 años, haber nacido en Suiza y, claro está, ser católico.

En cuanto a los colores rojo, amarillo y azul, se trata en realidad de los colores del escudo de los Medici, la famosa familia medieval de Florencia y durante siglos rivales de Roma.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .