Berna: viaje a la capital de Suiza

En algunos países la capital no es la ciudad más grande, ni la más importante desde el punto de vista económico. Este es el caso de Suiza, cuya capital es la ciudad de Berna, un urbe de tamaño reducido aunque grande en encantos y puntos de interés. Te proponemos una escapada para conocerla mejor.

Lo primero que debemos visitar es el casco viejo de la ciudad, que figura en la lista del patrimonio cultural de la humanidad de la UNESCO. Paseando por él descubriremos su magnifico legado medieval reflejado en tantos edificios, puentes, plazas y monumentos. Una verdadera delicia. Completan el paisaje urbano pequeños hoteles familiares, calles adoquinadas, coquetos comercios…

También restaurantes que invitan a entrar y sentarse a probar los tesoros de la gastronomía suiza: carnes de caza, fantásticos quesos y las famosas “patatas de Berna” rellenas de col y queso.

La ciudad está dividida en dos por el curso del río Aar y enmarcada por los paisajes verdes de los Alpes. El parque más famoso de Berna es el Jardín de las Rosas, creado en el año 1902, donde hay varios miradores para contemplar las nevadas cumbres alpinas. En este lugar está la famosa fosa de los osos, animal que aparecen en el escudo de la ciudad. En alemán Oso se dice Bär, palabra de la cual procede el nombre de Bern.

No te pierdas tampoco el barrio de Matte, el distrito bohemio de la ciudad, lleno de cafés y galerías de arte, ni la Calle de la Justicia, revestida con decenas de banderas de todos los cantones de la ciudad. La ruta prosigue por la Catedral, la casa donde vivió Albert Einstein, la Torre del Reloj, el Palacio del Gobierno o la animada Plaza de los Osos.

Viajando por Europa las palabras clave son , .