Paseo por el Barrio Rojo de Amsterdam

Sórdido y tal vez desagradable, pero también original y realmente interesante. Una visita a Amsterdam no está completa sin un paseo por el Barrio Rojo, a pesar de su mala fama. Sí, es el barrio de los escaparates iluminados con la luz roja donde las prostitutas ofrecen sus servicios desde hace décadas pero también una atracción turística más de la ciudad.

El barrio rojo está formado por tres distritos diferentes enmarcados entre el Damrak y la plaza de Nieuwemarkt: De Wallen, que es el más famoso de todos y al que acuden normalmente los turistas más curiosos, Singelgebied y Ruysdaelkade. No hay ningún peligro en el hecho de adentrarse en estos callejones aunque obviamente el espectáculo que allí se ofrece no será del agrado de todo el mundo.

barrio-rojo

Para quienes lo desconozcan, hay que recordar que en Holanda la prostitución es una actividad completamente regulada: cada prostituta está obligada por ley a tener contratada una seguridad social privada, a pagar impuestos al estado y en definitiva a afrontar todas las responsabilidades y procesos legales como cualquier otro trabajador holandés.

Es importante saber esto, además de conocer el espíritu abierto y tolerante de los holandeses respecto a los temas de sexo y drogas, para comprender que, al contrario de lo que sucede en barrios similares de otras ciudades, el Barrio Rojo de Amsterdam sea una zona permanentemente llena de turistas y bastante segura, incluso por las noches.

amsterdam_

El Barrio Rojo también hay muchos coffee shops y otros bares normales donde tomar una cerveza, un café o un refresco. Vale la pena también curiosear en los escaparates de los abundantes sex shop con su asombrosa variedad de productos y visitar el Erotic Museum para completar el paseo por el Barrio Rojo.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .