Los Molinos de Don Quijote

“Mire, mi señor, que no son gigantes sino molinos, y lo que parecen brazos son las aspas”

Nos hemos tomado la libertad de tomar este pasaje de Cervantes como introducción a nuestro viaje de hoy: la localidad de Campo de Criptana, en la provincia de Ciudad Real, en el corazón de La Mancha, la tierra donde se encuentran los famosos molinos contra los que luchó el ingenioso hidalgo Don Quijote.

Declarados como Bien de Interés Cultural, estos viejos molinos de viento no son solo un icono manchego sino de toda España, usados en otros tiempos para moler el trigo ayudados por la fuerza del viento y hoy para atraer a los turistas como parada estrella en la Ruta del Quijote.

111461-733-550

El denominado como Molino Infanto es uno de los tres que conserva su estructura original desde el siglo XVI. En él el visitante puede transportarse hasta esa época y sus modos de vida.

Después de realizar las fotografías de rigor a los molinos, vale la pena visitar la localidad de Campo de Criptana y sus casas cuevas, excavadas en la roca de la sierra, que eran utilizadas por los molineros como vivienda. Un buen refugio para sobrevivir, fresco en verano y cálido en invierno.

Campo-de-Criptana--Ciudad-Real-Province--Castilla-La-Mancha--Spain-1933big

En el pueblo hay que visitar el Convento Del Carmen que cuenta con una iglesia construida en el siglo XVI y el Museo Espacio Para los Artesanos que ofrece al público una muestra permanente de artistas locales.

Pero sería un crimen imperdonable abandonar Campo de Criptana sin dar buena cuenta de las delicias gastronómicas de la región. Son tantas y tan fabulosas que es injusto recomendar solo una: las gachas, las migas de pastor elaboradas con harina de almorta o el cordero a la caldereta son solo algunas de estas maravillas, que se deben disfrutar acompañadas del vino de la tierra.

Viajando por España las palabras clave son , , .