Los pinos gigantes de Bryce Canyon

En el interior del Parque Nacional de Bryce Canyon, en Estados Unidos, se encuentra uno de los paisajes más curiosos del mundo. En los estrechos callejones formados por imponentes crecen árboles altísimos, una especie de pinos gigantes que pueden llegar a alcanzar una altura fabulosa de casi 150 metros, asomando su copa sobre el límite de los acantilados en busca de los rayos de sol.

Estos pinos (conocido como Pinos Ponderosa) son la principal fuente de madera en el suroeste del país, fácilmente reconocibles por sus gruesos troncos, altos y rectos, revestidos de una corteza de color naranja oxidado y que desprenden un agradable olor que muchos identifican con el de la vainilla o el caramelo.

ponderosa-pines-1[6]

Los Pinos Ponderosa crecen en todos los rincones de Bryce Canyon, pero en ningún lugar alcanzan este tamaño. Solo en el interior del cañón.  Pero estos gigantes vegetales no son la única atracción en este parque.

ponderosa-pines-2[6]Este gran anfiteatro natural del estado de Utah es una gran obra de arte de la naturaleza esculpida por milenios de erosión. Es muy conocido por sus estructuras geológicas únicas, las llamadas chimeneas de las hadas, que se formaron por la erosión combinada el viento, agua y hielo a lo largo del tiempo.

Bryce Canyon cuenta con 8 senderos delimitados y mantenidos que pueden recorrerse en menos de un día ida y vuelta. Se dice que su aire es tan puro, que en los días claros se puede ver hasta 140 kilómetros en el interior de Arizona desde Yovimpa y Rainbow points, siendo además este lugar uno de los puntos favoritos por los astrónomos de América del Norte para la observación de las estrellas.

 

Viajando por América las palabras clave son , , .