Free Spirit Spheres, uno de los hoteles más extraños del mundo

Eve, Eryn y Melody son los nombres de las tres casas que ofrece el Hotel Free Spirit Spheres. ¿He dicho casas? En realidad quería decir esferas, pues esa es la forma de las cabañas que encontramos aquí unas bolas gigantes suspendidas entre los árboles de un bosque de abetos en la isla de Vancouver, Canadá.

Construidas y decoradas a mano con un gusto maravilloso (latón, madera barnizada, puertas de bambú…) este singular establecimiento hotelero ofrece a sus huéspedes una experiencia única: una conexión espiritual con el bosque, balanceándose al compás de los árboles. La mejor manera de desconectar con la otra jungla, la de asfalto, y al mismo tiempo estimular el pensamiento creativo.

Free Spirit Spheres, British Colombia, Canada

Pero por mucho que desde fuera parezca un alojamiento no demasiado cómodo lo cierto es que cada una de estas esferas albergan en su interior un pequeño mundo de lujos y comodidades. Además,han sido equipadas con altavoces adosados a la pared esférica para que quien quiera escuchar música pueda gozar de un auténtico sonido envolvente.

Y todo con la máxima seguridad: la cáscara de esta “casa del árbol” puede soportar toda clase de impactos, mientras que la red de cables en la que se halla suspendida está elaborada con un material elástico que permiten un balance agradable y seguro tanto para la esfera como para los árboles que la rodean.

¿El precio? La esfera más pequeña y sencilla se ofrece desde 155 dólares canadienses la noche (alrededor de 100 €), por lo que no estamos hablando de precios inalcanzables. Incluso nos parece barato para una experiencia realmente diferente.

Para llegar aquí desde Vancouver, toma el ferry hasta el puerto de Nanaimo y desde allí toma la carretera de la costa dirección norte hasta llegar a Qualicum, donde te esperan las esferas.

Viajando por América las palabras clave son , , , , .