Los monasterios pintados de Rumanía

No son raras las iglesias y templos con bellos frescos decorando su interior. Menos usual es ver estos frescos en sus fachadas, menos en una parte del mundo: la región de Moldavia en Rumanía, hogar de los populares monasterios pintados.

Resulta sorprendente que estos frescos sigan ahí después de siglos, resistiendo el viento, el sol, la lluvia y la humedad. Más o menos desgastados y descoloridos, casi todos siguen ahí, resistiendo, al pie del cañón. Los más famosos son los que adornan los muros del monasterio de Voronet, con su brillante fondo de color azul, y que cuentan numerosos pasajes bíblicos desde el Génesis hasta el Apocalipsis y el Juicio Final.

romania painted monsatery frescoes 22

En concreto los de Voronet fueron pintados en 1488 por orden del rey moldavo Stefan el Grande, que deseaba celebrar así su victoria contra el Imperio Otomano. Sus frescos son sencillamente impresionantes. No es de extrañar que en muchas ocasiones se haya llamado a Voronet “la Capilla Sixtina de Europa Oriental”.

Durante siglos el monasterio estuvo abandonado, hasta su recuperación y rehabilitación en los años 90, tras la caída del régimen comunista, profundamente anticlerical. Es un verdadero milagro que el edificio y sus tesoros hayan resistido. ¿Intervención divina tal vez?

romania painted monsatery frescoes 18

Hay muchos otros ejemplos menos conocidos de monasterios pintados en Rumanía que enriquecen el patrimonio cultural del país. El Monasterio de Humor por ejemplo, cuya historia ha corrido paralela al de Voronet, cuenta también con una magnífica colección de frescos famosos por su color marrón rojizo donde se narran temas religiosos pero también otras gestas históricas comon el asedio de Constantinopla por parte de los otomanos.

Viajando por Europa las palabras clave son , .