El barco-hotel de Gibraltar

Es un hotel extraño, porque no está asentado sobre tierra firme; es también un barco raro, porque no navega. Se trata de la última gran atracción del Peñón: el barco-hotel de Gibraltar.

Se trata de un enorme yate de unos 15.000 metros cuadrados de superficie, ocho plantas y 142 metros de eslora. Un establecimiento hotelero original y exclusivo, un hotel de lujo instalado en el puerto de la colonia británica por la empresa Sunborn, inventora de este nuevo concepto de hotel flotante que casa a la perfección con las características y necesidades de un lugar como Gibraltar, donde no sobra precisamente el espacio ni el terreno destinado a la construcción.

Sunborn_front-66467_561x316

Durante meses Sunborn barajó la posibilidad de amarrar su barco-hotel en el puertos e Barcelona, pero el proyecto no cuajó y entonces pusieron su vista en Gibraltar. Es el primero de su clase pero pronto se inaugurará también un establecimiento de este tipo en el Royal Victoria Dock de Londres.

Este peculiar yate-hotel se inaugurará el próximo mes de marzo ofreciendo a sus clientes 189 habitaciones (18 de ellas suites) con una cuidada decoración marinera, vistas a la Roca, al mar y al puerto deportivo. Como si de un verdadero hotel de cinco estrellas se tratara, en el barco habrá también casino, spa, piscinas, gimnasio, bares, restaurantes y una discoteca…

sunborn-bed2-644x320

La gran ventaja de un hotel así es que, en caso de que el destino se vuelva poco rentable o políticamente inestable, basta con levar anclas y moverse a otro puerto. Mientras tanto, los que quieran disfrutar de esta experiencia en su viaje a Gibraltar pueden empezar ya a hacer sus reservas. Un aviso: la habitación más barata cuesta unos 280 euros la noche.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .