Vista al mercado de queso de Alkmaar

No se puede concebir un viaje a Holanda sin probar sus quesos. Y si además te interesa saber más sobre su historia, su elaboración y deseas presenciar un espectáculo único, entonces tienes que poner rumbo a la ciudad de Alkmaar, unos 30 kilómetros al norte de Amsterdam.

En media hora de tren desde la estación central te plantarás en mitad de una ciudad pequeña y encantadora también surcada por canales y donde vive la esencia más auténtica de Holanda: zuecos, tulipanes, molinos, queso…

queso-holandes

Los días de mercado tiene lugar en la plaza central de la ciudad la tradicional ceremonia del peso del queso (kaaswaag). Cientos de quesos redondos, amarillos y relucientes son pesados y transportados a la manera antigua (como refleja la imagen de más abajo) por los trabajadores del Mercado del Queso, quienes visten el viejo uniforme de su oficio.

Es un espectáculo orientado claramente a los turistas, pero igualmente delicioso. La plaza se llena hasta los topes para presenciarlo y después, quien lo desee, puede adquirir uno o varios de estos famosos quesos.

Alkmaar

Obviamente en un lugar como este no podía faltar el Museo del Queso Holandés, una visita altamente recomendada si pasas por Alkmaar. En él se explica la producción del queso, así como su historia y su papel en la cultura holandesa. Ideal si quieres conocer la diferencia entre los quesos artesanales y los industriales o entre las distintas variedades de queso holandés.

Para ello, el Museo del Queso Holandés se sirve de una extensa colección formada por los utensilios más comunes en la producción de queso, tanto antiguos como modernos. De esta forma, el visitante se marcha del lugar con una idea bastante aproximada de qué hay que hacer para elaborar queso de manera artesanal.

Y ya en Alkmaar, aprovecha para pasear por sus viejas calles y perderte por los rincones del barrio bohemio de Canada. Si estás de viaje en Amsterdam esta es una excursión perfecta.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .