Navidad en Praga

Praga es uno de los destinos más populares entre los turistas españoles, especialmente en el mes de diciembre, a pesar del terrible frío que azota la región de Bohemia. Y todo a causa de su encantadora atmósfera navideña y sus espectaculares y coloridos mercadillos de Adviento. Así es la Navidad en Praga.

De orígenes celta, esta ciudad a orillas del Moldava siempre ha sido un punto de encuentro entre la cultura eslava y alemana. Su parte antigua, compacta y conservada de forma excelente, se puede visitar a pie. El paseo se convierte en una experiencia apasionante y maravillosa en esta época del año, una continua seducción de colores, olores y música. Desde el Puente de Carlos hasta las calles de Mala Strana, entre algunas de las más destacadas joyas de la arquitectura barroca europea.

1322402519443__nicaws_nicawscache_15009271hr-430x285

La gran zona peatonal que serpentea alrededor de la plaza Starometska Namésti es donde con más intensidad se vive la magia de la vieja Praga, donde es obligado pararse a admirar y observar con atención el espectáculo de su complicado reloj astronómico, creado en el año 1410 en estilo gótico tardío y lleno de alegorías.

120113246-494f595e-0ef4-4ab2-8c73-2208c01730daLa fascinación continúa en el Josefov, el barrio judío de Praga, donde aun hoy nos siguen sobrecogiendo la sinagoga y el viejo cementerio viejo. En esas calles nació el mito del Golem, y donde se encuentran algunas de las calle con las tiendas más elegantes y las joyerías más famosas. Ámbar, granates y cristal de Bohemia.

Una ciudad para callejear y comprar, para sumergirse en una atmósfera navideña mágica única en el mundo. Para soportar los rigores del invierno checo, no dudes en recurrir a los antídotos contra el frío de la contundente gastronomía del país. Y en los mercadillos, sorber poco a poco un buen vaso de vino caliente especiado acompañado de la clásica salchicha con mostaza.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .