Passage du Gois, la carretera que aparece y desaparece

Le Passage du Gois es el nombre de una de las carreteras más curiosas de Francia y me atreverá a decir de todo el mundo. Sirve para conectar la isla de Noirmoutier con la localidad costera de Beauvoir-sur-Mer, en el continente, aunque no siempre cumple su función. La culpa es de las mareas atlánticas.

Esta carretera se inunda dos veces al día, cuando la marea sube. Afortunadamente para los habitantes de esta isla, en la actualidad se puede acceder a ella a través de un moderno puente, sin necesidad de estar pendientes de la hora del día ni del ir y venir de las aguas del mar. Sin embargo, viajar a Noirmoutier siguiendo este viejo e incierto camino tiene mucho más encanto. Es la ruta preferida por los turistas, a pesar de que de vez en cuando se llevan algún susto.

1-Passage-du-Gois-Noirmoutier

Y es que no es nada infrecuente que algún que otro coche se queda atrapado en el agua. Los coches que se ven en esa situación están condenados pero para sus ocupantes hay unos postes elevados a lo largo de la ruta para que puedan subirse y permanecer secos.

Al inicio del Passage du Gois en ambos sentidos encontramos unos paneles que indican el horario de las mareas y las horas recomendadas para transitar por él, lo mismo que vemos en lso aparcamientos junto al Mont Saint Michel, en Normandía, también aislado de vez en cuando por las mareas.

SONY DSC

Esta carretera sólo tiene 4,5 kilómetros de largo y su tramo central está algo más hundido: es la zona menos indicada para pararse a tomar fotos si ya ha empezado la pleamar. Como curiosidad cabe señalar que por aquí paso una vez el Tour de Francia, en el año 1999. Los ciclistas se las vieron con un firme deslizante y cubierto de algas.

 

Viajando por Europa las palabras clave son , , .