Viaje a la antigua Olimpia

Los Juegos Olímpicos fueron sin duda el mayor evento deportivo del mundo antiguo. Durante los juegos las ciudades de Grecia aplazaban sus disputas y, durante la llamada “tregua olímpica” se entregaban a la competición en busca del prestigio.

Se celebraron cada cuatro años, hasta ser abolidas definitivamente por el emperador Teodosio I en el año 394 d.C. después de casi un milenio de existencia. Hace poco más de un siglo el Barón de Coubertin rescató la idea y fundó las olimpiadas modernas, pero quien sienta la llamada de los juegos genuinos, cu magia y su misterio, puede visitar el sitio arqueológico de Olimpia, que forma parte de la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

ancient_olympia_greece_st

En los orígenes de las antiguas olimpiadas se mezclan historia y mitología, con un pequeño festival regional, que probablemente incluía eventos atléticos. La fecha oficial de aquellos primeros juegos en honor a Zeus es el año 776 a.C. y doscientos años después su prestigio era conocido más allá de los límites de la Hélade.

Se iniciaban con la primera luna llena de agosto, duraban cinco días y solo podían tomar parte en ellos los varones griegos. Los esclavos y las mujeres ni siquiera podían asistir como público.

ancient_olympicsA la antigua Olimpia se llega hoy en un corto paseo desde la aldea del mismo nombre, tras cruzar el puente de piedra sobre el río Kladeos. Para sacarle todo el jugo hay que pasear entre las ruinas (el gimnasio, la palestra, el theokoleon o casa de los sacerdotes, el recinto sagrado donde estaba la estatua de Zeus, el taller de Fidias…) y después visitar el museo arqueológico.

Lo que más le gusta a los viajeros es pisar el estadio, al que se accede tras pasar bajo un viejo arco. La pista se puede intuir, y siguen allí los asientos de los jueces. En su época tenía capacidad para al menos 45.000 espectadores.

Pero el yacimiento es enorme y está rodeado de pequeños templos consagrados a diferentes dioses que se erigieron a lo largo de la larga historia de Olimpia, muchos de ellos de la época romana. Para guiarnos por todo el sitio hay paneles explicativos, con representaciones los edificios en su época de esplendor, planos de situación y la descripción de cada uno de ellos en varios idiomas.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .