Los cenotes del Yucatán, en México

Los cenotes son pozos naturales excavados por la erosión del agua a lo largo de millones de años y que salpican toda la geografía de la Península de Yucatán, en México. Los hay aislados y solitarios, pero también otros que forman una extensa red de galerías y túneles subterráneos: cada vez que el techo de una cueva llena de agua y se derrumba, nace un cenote. Hay catalogados cerca de 7.000 cenotes en esta región pero se estima que podría haber muchos más.

La palabra cenote proviene del nahuatl. “Dzonot” o “ts’onot” es como los mayas llamaban a los pozos sagrados, un importante suministro de agua en una tierra donde los ríos fluyen bajo el suelo y son comunes las temporadas secas largas. Por eso todas las aldeas mayas se construyeron cerca de un cenote, con el fin de asegurar un suministro de agua permanente.

cenotes-mexico-36

Pero los cenotes eran también importantes por razones religiosas. Se creía que sean portales al inframundo y una manera de comunicarse con los dioses. De hecho los arqueólogos han hallado evidencias de ceremonias religiosas que tuvieron lugar en el interior de algunos, incluidos sacrificios humanos.

Los cenotes más famosos de México, como los de Chichén Itzá, son grandes piscinas que atraen a los turistas y los aficionados al submarinismo. Bucear en ellos es una experiencia fascinante.

cenotes-mexico-83

El agua de los cenotes es a menudo muy clara, ya que proviene del lento filtrado que se realiza a través de la roca caliza, siempre permeable. Por eso contiene muy poca materia en suspensión.

Algunos cenotes se han convertido en las piscinas públicas de todo tipo como el Cenote Zaci, cerca de la localidad de Valladolid o el Cenote San Ignacio, en Chochola, que está iluminado artificialmente y cuenta con un restaurante y otros servicios.

Viajando por América las palabras clave son , , .