El trabajo titánico del reflote del Costa Concordia

Ha pasado más de un año y medio del desgraciado accidente del buque Costa Concordia. Todo el mundo lo recuerda: el crucero navegaba por aguas del mar Tirreno, cerca de la isla de Giglio, cuando chocó con un escollo y empezó a hundirse. El suceso se saldó de forma trágica con la muerte de 34 personas.

Desde aquel fatídico día, el Costa Concordia se encontraba encallado en la costa y se había convertido en una atracción turística más para los turistas que viajaban por la costa de la Toscana. El gigantesco barco varado formaba parte ya del paisaje de la isla. Justo esta semana se ha llevado a cabo el trabajo titánico del reflote del crucero, que también ha concitado mucho interés y atraído a nuevos visitantes.

costa_concordia-1

Se trata de una ambiciosa operación de ingeniería cuya finalidad era enderezar el barco y retirarlo del mar. Se dice pronto pero hay que señalar que la embarcación pesa nada menos que 114.000 toneladas. No era sencillo pero había que hacerlo sin demora: el barco no podía aguantar otro invierno en esa posición sin partirse en dos y hundirse definitivamente.

Desde hace semanas se instaló una base de operaciones flotante cerca del Costa Concordia. Bajo el agua ha tenido lugar el silencioso pero constante trabajo de los buzos, que han construido una plataforma artificial hecha con sacos de cemento para soportar el peso del barco.

ITALY-SHIPPING-DISASTER-CONCORDIA-ANNIVERSARY

Para colocarlo en posición vertical se usaron colosales cadenas que pesan 25 toneladas cada una. La operación ha sido espectacular, casi tanto como lo fue el naufragio.

Pero el barco no se moverá del Giglio hasta la próxima primavera. Falta encontrar un puerto, no demasiado lejano y los suficientemente amplio para acoger el enorme crucero y proceder a su desguace. Queda también la tarea de tratar de encontrar los cuerpos de los dos desaparecidos que hasta hoy no han podido ser rescatados.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .