A bordo del HMS Belfast en Londres

Si te gusta la historia, cuando pasees por la orilla del Támesis en Londres a la altura de Tower Bridge, haz una parada y cruza la pasarela que lleva hasta el buque HMS Belfast, un apasionante museo flotante anclado en el río que forma parte del Imperial War Museum. Un pequeño pero fascinante viaje a la II Guerra Mundial.

El HMS Belfast fue botado en 1938 y solo unos meses después ya se había convertido en uno de los más poderosos destructores de la Royal Navy. Un impresionante buque de guerra que luchó en dos guerras y que después de cumplir infinidad de misiones y servicios para el país, fue a parar aquí, convertido en un pedazo vivo de historia al alcance de los londinenses en el año 1971.

hms-belfast-von-vorne

Tras pagar los £14,50 que cuesta la entrada (tres libras esterlinas menos para estudiantes) se inicia el recorrido a través de las nueve cubiertas del barco, siempre en compañía de una audio guía que nos explica con todo lujo de detalles los principales hechos históricos y militares en los que participó este barco.

También conoceremos algunas jugosas algunas anécdotas y datos curiosos, como que era habitual entre los marineros normal llevar gatos a bordo para controlar las plagas de ratas y ratones.

HMS-Belfast

La visita al barco continúa, entre escotillas y empinadas escaleras, por los camarotes en los que se alojaban los marineros, la cocina, la enfermería, la sala del dentista, la bodega, las baterías antiaéreas, los cañones, la sala de calderas y la inmensa sala de máquinas. La última parada es el puente de mando.

El HMS Belfast es una visita que nos llena de emociones y nos trae a la mente el recuerdo colectivo de la mayor guerra del siglo XX. Uno de los museos más especiales de la capital británica. No te lo pierdas.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .