Una fortaleza marina convertida en hotel de lujo

A mediados del siglo XIX Lord Palmerston, primer ministro del Imperio Británico, encargó la construcción de varias fortalezas marinas en el Canal de La Mancha para proteger el puerto de Portsmouth, ya que corría el rumor de una inminente invasión francesa.

El esperado atque nunca se produjo, pero las fortalezas se mantuvieron, por si acaso, reforzadas con guarniciones armadas y piezas de artillería. Hicieron bien porque hubo necesidad de ellas durante la II Guerra Mundial, aunque en 1982, los obsoletos fuertes fueron vendidos a compradores particulares a precios que rondaban los 3 millones de libras esterlinas. Una de ellas fue refirmada y convertida en un hotel de lujo.

spitbank-fort-4[6]

El destino de las tres fortaleza ha sido diverso: Horse Sands Fort es ahora un museo; Spitbank Fort se transformó en un hotel de lujo con ocho suites y el No Man’s Land Fort en un hotel todavía más grande y lujoso.

En 1982 el Ministerio de Defensa británico decidió dar de baja las tres fortalezas y dejarlas en manos privadas. Hasta la apertura de los hoteles, sus instalaciones fueron utilizadas para la filmación de varios programas de TV, sobre todo festivales de baile y música disco y reality shows.

spitbank-fort-12[6]

Los actuales propietarios compraron la fortaleza en 2010 y después de una amplia renovación, lo transformaron en un hotel que finalmente abrió sus puertas en el segundo semestre de 2012.

Spitbank Fort Hotel ofrece ahora a sus huéspedes nueve lujosas habitaciones, tres bares, tres restaurantes, un bar en la azotea, una surtida bodega, biblioteca, una piscina de hidromasaje en la azotea, sauna y cubiertas solares. Muchas de las características originales de la fortaleza se han mantenido, como los paredes de ladrillo visto, las angostas ventanas y un par de viejos cañones.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .