Un capricho de Gaudí en Cantabria

Cuando pensamos en el genial Antoni Gaudí y sus espectaculares edificios modernistas inevitablemente nuestra mente viaja a Barcelona, evocando imágenes como las de la Sagrada Familia, el Parc Güell o la Casa Milà (ver La Barcelona de Gaudí). Pero la huella gaudiniana llegó más lejos y en otras regiones de España encontramos magníficos ejemplos de su talento, como en la localidad cántabra de Comillas.

El Capricho de Gaudí, pues así se llama este edificio, se ubica en el mismo centro de la ciudad, junto al Palacio de Sobrellano. Fue construido entre 1883 y 1885 por el arquitecto Cristóbal Cascante Colón bajo las directrices del genio catalán, y refleja todas las características clásicas del Modernismo, con sus ricos detalles decorativos mezclados con diversas influencias locales y foráneas, como los elementos neomudéjares.

Capricho-de-Gaudi (01)

Su peculiar torre cilíndrica, la ornamentación de la fachada, las bandas de cerámica con flores de girasol, el retorcido enrejado de los balcones… El espectáculo visual es maravilloso y hacen de él un edificio muy original, diferente al resto de los de la localidad.

Capricho-de-Gaudi (04)Fue concebido como un palacete oriental con la intención de fundirlo con el entorno natural que lo rodeaba, mimetizado por la vegetación circundante, lo cual es apreciable por la elección de los verdes como colores predominantes entre la rica ornamentación del edificio. Muchos elementos que explican bien el nombre de “capricho” con el que fue bautizado.

Si en tu viaje por Cantabria pasas por la verde y elegante Comillas, entre Santillana del Mar y San Vicente de la Barquera, podrás visitar El Capricho de Gaudí cualquier día de 10:30 a 21:00 horas. La entrada cuesta 5 € para los adultos y 2,50 € para los niños entre 7 y 14 años. Sin duda es una buena excusa para visitar esta localidad y, por qué no, disfrutar de paso de su gastronomía.

Viajando por España las palabras clave son , , , , .