El atolón de Bikini, paraíso prohibido

Su nombre evoca hermosas mujeres enfundadas en diminutos trajes de baño y, de fondo, un paraíso tropical de aguas azules. Sin embargo, el aspecto y la historia del atolón de Bikini, en el Pacífico, es bien diferente.

En realidad se trata de un grupo de seis diminutas islas en la vasta región de Micronesia, a medio camino entre Hawai y Australia. Si alguna vez aquí estuvo el paraíso éste se acabó en el año 1946, cuando el ejército de Estados Unidos tomó posesión de estos territorios y evacuó a sus pobladores. Los militares convirtieron el atolón de Bikini en el escenario de pruebas nucleares. Durante 12 años se detonaron en ellas más de 20 bombas atómicas.

atolon-bikini7-unesco--644x362

Toda esta barbarie convirtió a uno de los lugares más hermosos del planeta en una tierra  inhabitable (aun hoy lo es). Lo máximo a lo que puede aspirar un turista es a contemplar su belleza desde el aire, en una excursión con avioneta o helicóptero.

Desde arriba se aprecia cómo la vegetación, verde y exuberante, ha vuelto a crecer a pesar de las explosiones. Se ven también algunos restos visibles de casas, pueblos y cementerios. Parece que todavía hay gente viviendo allí pero se trata solo de un espejismo. Los arrecifes de coral también han renacido y la gran laguna es atractiva y transparente.

images

Una anécdota sobre Bikini: durante la primera prueba nuclear la tripulación de un barco de pesca japonés, supuestamente a una distancia segura, recibió una alta dosis de radiación lo cual desató un escándalo en el país. Con el tiempo, este episodio se convirtió en la inspiración para la película Godzilla en la que un monstruo radiactivo nace tras una prueba nuclear norteamericana y ataca a Japón.

Decenas de pecios de barcos hundidos durante la II Guerra Mundial descansan bajo sus aguas azules, un sueño inalcanzable para submarinistas. Por desgracia, Bikini es todavía un infierno tóxico. En 1968, Estados Unidos concedió precipitadamente el estatus de “zona limpia” al atolón y permitió a los residentes regresar a sus hogares y reconstruir sus ciudades. Días después tuvieron que volver a ser  evacuados.

Probablemente los antiguos residentes no podrán jamás volver a casa. Las islas por su parte seguirán siendo un paraíso de belleza prohibida para el ser humano.

Viajando por Oceanía las palabras clave son , , , .