Viaje a Bruselas, corazón de Europa

La cosmopolita y elegante Bruselas no es solamente la orgullosa capital de Bélgica, un país que se debate civilizadamente entre dos identidades, sino que también está considerada como la capital o el corazón de la Europa unida, sede de importantes instituciones de la UE.

En todo caso se trata de una de las capitales más acogedoras e interesantes a las que podemos viajar en Europa y que nos ofrece una gran variedad de experiencias: grandes museos, inmensos parques, monumentos y palacios, y sobre todo una de las ofertas gastronómicas más destacadas del continente.

Atomo-bruselas

Todos los paseos y rutas por la capital belga se inician en la Grand Place, un espacio urbano rodeado por uno de los conjuntos arquitectónicos más bellos de Europa. Si tienes suerte de viajar en primavera la podrás ver además cubierta con su gran alfombra de flores. Cerca de allí se encuentra la estatua del Maneken Pis, el “niño que hace pipí”, uno de los grandes iconos de la ciudad y un personaje muy querido por los bruselenses.

Por el centro vale la pena perderse, incluso si no vamos a comprar nada, por la Galerie Saint Hubert, una joya de estilo Art Déco, o admirar la majestuosidad del Palais Royal, frente al Parc de Bruxelles, antigua y esplendorosa residencia de los reyes de Bélgica.

images (3)

Para visitar el famoso Atomium, la espectacular estructura creada par ala Exposición Universal de Bruselas de 1958 hay que tomar el transporte público y alejarse del centro.

Lo mismo sucede con el llamado “Barrio Europeo”, donde  se ubican el Parlamento de la UE y el edificio Berlaymont, sede de la Comisión.

Pero sobre todo no vuelvas de tu viaje a Bruselas sin disfrutar de los placeres para el paladar que esta ciudad ofrece a sus visitantes: las típicas patatas fritas y mejillones, el menú más auténtico de estas tierras, siempre acompañado de la cerveza belga, una de las mejores del mundo.

Y para los golosos, además de los puestos callejeros de gofres, hay repartidas por toda la ciudad cientos de chocolaterías llenas de tesoros dulces y tentadores. El chocolate belga te seducirá y no podrás evitar volver a casa con la maleta cargada de delicias.

Viajando por Europa las palabras clave son , .