Pont Valentré de Cahors y la piedra del Diablo

Hoy viajamos a la localidad de Cahors, al norte de Toulouse, en Francia. Allí nos encontramos con uno de los puentes más asombrosos y bonitos de Europa: el Pont Valentré, construido en el siglo XIV para ser su propia fortaleza, con tres formidables torres que aun hoy se mantienen en pie.

Sin embargo, el enorme puente nunca llegó a entrar en combate, en parte porque se tardó más de 70 años en construirlo. ¿Por qué tanto tiempo? Parece ser que sobre este puente que es una fortaleza pesa una oscura leyenda de ceremonias y rituales siniestros así como pactos con el Diablo. Una más de esas leyendas que acompañan a tantos lugares emblemáticos del viejo continente y que les dan un sabor especial.

cahors-pont-valentre
Esta leyenda en concreto cuenta que el último de los constructores descubrió que el mismísimo Satanás estaba detrás de los accidentes y dificultades que habían impedido a lo largo de siete décadas que las obras nunca pudieran acabarse. Así que decidió hacer un pacto con el Demonio: le entregaría su alma a cambio de poder terminar la construcción del puente.

1310056019_Le-Puy-Route-Cycling-1-day8El avispado jefe de obras hizo trampas al señor de los infiernos y dejó una piedra de la esquina de la torre central sin colocar: si no se ponía la última piedra, no se podía considerar terminada la obra, y así su alma estaba a salvo. Si viajas a Pont Valentré podrás observar el hueco que falta por cubrir.

Esta es la historia que escuchó el arquitecto Paul Gout cuando fue enviado a Cahors a mediados del siglo XIX para restaurar el puente para explicarle por qué había una piedra que faltaba. La misma historia que confiere a este puente-fortaleza un valor especial y un motivo más para visitarlo.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .