Monteriggioni, una pequeña joya de la Toscana

Viajando por las serpenteantes carreteras de la Toscana, más allá de la región de Chianti, aparece ante nuestros ojos uno de los castillos amurallados más importantes de la zona: Monteriggioni, una pequeña joya que se ha conservado en un estado increíblemente intacto, como si el tiempo no hubiera pasado en la colina desde la que se domina con elegancia el paisaje.

Monteriggioni se halla en la provincia de Siena y fue construida por los sieneses en el siglo XIII con fines defensivos: su ubicación estratégica sobre una colina con vistas a la carretera Cassia permitió al castillo para controlar las ciudades de la Val d’Elsa y Staggia así como controlar cualquier ejército que se acercara a la ciudad.

monteriggioni

La estructura actual de la población es esencialmente la original, aunque las torres originales eran mucho más altas, al estilo de las de San Gimignano. Todavía no se sabe por qué fueron reducidas en el siglo XVI.

Si llegas en coche puedes estacionar en un parking que se encuentra a los pies de la muralla para entrar en la pequeña ciudadela a través de la Puerta Franca, con su foso y su puente levadizo. Cruzarla es entrar en el Medievo italiano. Dentro, además de la fachada gótico-románica de la Iglesia de Santa María de la Asunción y del Castillo disfrutaremos de un ambiente tranquilo y evocador.

646-img1--monteriggioni_b

Y si además la visitas durante el mes de julio disfrutarás del Festival Medieval de Monteriggioni, una de las fiestas medievales más hermosas de la región en la que sus calles se llenan de artesanos, caballeros y personas vestidas con trajes de época creando una atmósfera encantadora.

Bailes, actuaciones en vivo, música, teatro, entretenimiento para niños, duelos y acróbatas recrean el aspecto que debió tener Monteriggioni en aquellos años.

 

Viajando por Europa las palabras clave son , , .