La cerámica azul de Delft

En tu viaje a Amsterdam vale la pena reservar un día para realizar una excursión a la encantadora localidad de Delft, situada a unos 60 km y a la Centraal Station en poco menos de una hora. ¿Qué nos vamos a encontrar allí? Una ciudad preciosa famosa por sus delicadas creaciones de cerámica azul que se realizan en sus talleres desde hace siglos.

La cerámica de Delft recuerda vagamente al estilo de los azulejos portugueses pero en realidad su origen está en la época dorada del comercio marítimo de las compañías holandesas, cuando empezaron a llegar a Europa productos importados de China durante el siglo XVII, entre ellos la porcelana pintada.

delft-ciudad-ceramica-L-ATyZ7O

Los artesanos de Delft, en vista de la demanda creciente hacia este tipo de porcelana, se las ingeniaron para copiar el producto y empezar a fabricarlo ellos mismos. Es curioso, en esos años eran los europeos los que copiaban a los chinos, justo lo contrario de lo que sucede ahora.

6722147495_0334d73db3_mPero fue el interés de la familia real holandesa lo que catapultó a la cerámica de Delft a la fama. Hoy varias factorías y talleres artesanales repartidas por la ciudad se dedican a mantener viva esta rica tradición. En tu visita no podrás resistirte a comprar algún platos, florero o taza de cerámica blanca pintada de azul. Un bonito recuerdo sin duda.

Entre las fábricas más famosas de la ciudad podemos destacar algunos nombres: Royal Delft, De Candelaer, Delft Pottery de Delftse Pauw o Delft Blue Line, todas con sus respectivas tiendas abiertas al público. Y para saber más de esta tradición, no dejes de visitar el Museo Lambert van Meerten.

Y antes de regresar a Amsterdam, date una vuelta por las calles del centro, visita la Universidad (una de las más famosas del país), el De Roos, el pintoresco molino de viento que es también el gran símbolo de la ciudad y regálate un paseo en barco por los canales. 

Viajando por Europa las palabras clave son , , .