El Lincoln Memorial en Washington

Este año, en el que ha llegado a la gran pantalla una película de Steven Spielberg dedicada a Abraham Lincoln, uno de los presidentes más carismáticos de la historia de Estados Unidos, es tal vez un buen momento para programar un viaje a Washington y visitar el impresionante edificio donde se le rinde un tributo permanente: el Lincoln Memorial.

La belleza y la solemnidad de este lugar está fuera de toda duda y asombra a todos los viajeros: un majestuoso edificio de mármol blanco y estilo clásico cuya silueta se refleja  en las aguas de la Reflecting Pool. Un lugar lleno de magia en mitad de la gran pradera del National Mall, justo en frente del no menos impresionante Capitolio, muy cerca del río Potomac.

Lincoln-Memorial-590x319

Frente al edificio del Lincoln Memorial han tenido lugar grandes concentraciones y se han pronunciado discursos históricos. El más famoso es tal vez la manifestación de los Derechos Humanos en el año 1963 en la que Martin Luther King inmortalizó la frase de “Yo tengo un sueño”.

Lincoln es uno de los cuatro presidentes cuyo rostro aparece esculpido en la ladera del Monte Rushmore, aunque es aquí, en la capital del país, donde se encuentra su retrato más conocido y simbólico. No en vano se trata de uno de los lugares más visitados de la ciudad. Y es que si hay una cualidad que defina a los estadounidenses es su patriotismo.

Lincoln MemorialLa estatua de Lincoln en el interior del edificio transmite una presencia sobrecogedora y todo el mundo tiene la sensación de estar en un lugar sagrado. La obra de Daniel Chester French tiene una altura de 6 metros y representa al presidente sentado y con aspecto grave.

Se cuentan muchas anécdotas y teorías de la conspiración en torno a esta estatua, su significado, la expresión de sus manos e incluso su orientación geográfica, aunque no hace falta inventar historias para elevar el simbolismo de este lugar. Una visita imprescindible en tu visita a Washington.

Viajando por América las palabras clave son , , .