El Tajo de Ronda, en Málaga

Un impresionante desfiladero de 500 metros de longitud y 100 metros de profundidad. Esas son las dimensiones del Tajo de Ronda, que hace vivir a esta hermosa ciudad del interior de la provincia de Málaga asomada literalmente al abismo.

A lo largo de la historia han sido muchos los viajeros, artistas y aventureros que han glosado la majestuosidad de esta localidad y su vertiginoso emplazamiento. Hemingway, Alberti,  Rilke, García Lorca… Todos compartieron su admiración por este hermoso lugar, la misma que experimentan todos los que la visitan por primera vez, porque sus habitantes están ya acostumbrados a la presencia de este cortado que parece amenazar con engullir todo el pueblo.

ronda_tajo01

El Tajo de Ronda es una división natural entre la ciudad nueva y la vieja. Las viviendas que quedan justo a cada uno de los lados ponen a prueba el miedo a las alturas de sus moradores. Parece que van a deslizarse de un momento a otro al vacío en una visión sobrecogedora. Sin embargo, llevan siglos ahí, aferradas sólidamente al acantilado.

Podemos sentir toda la belleza salvaje de este lugar atravesando el Puente Nuevo, el acceso natural a la parte vieja de Ronda, donde los turistas se detienen para sacar impresionantes fotos. Desde ahí se aprecia la verdadera profundidad del desfiladero.

Tajo de Ronda viajes y turismo

Pero las vistas más impresionantes del Tajo y el Puente Nuevo con sus largos pilares se obtiene desde el mirador privilegiado de la terraza que se abre junto al Parador de Ronda, con las casas pegadas al mismo borde del precipicio. Otro lugar recomendado es el mirador del Convento de Santo Domingo. Se trata de otra perspectiva diferente, justo donde El Tajo gira hacia la derecha formando una gran curva.

Ronda y El Tajo son una maravilla natural que confiere a esta localidad andaluza un carácter especial. Una parada imprescindible en cualquier viaje por la provincia de Málaga.

Viajando por España las palabras clave son , , .